El concepto de la copla

La discusión sobre el término copla es muy antigua, incluso diría, eterna. Amplios son los debates en cuanto al término y, también, en cuanto al significado. El concepto al que se hace referencia en esta web y el que es objeto de estudio se podría definir como:

Historia cantada cuya estructura está formada por exposición, nudo y desenlace y que se desarrolla en unos pocos minutos, cuyas temáticas principales son el amor, la muerte y las escenas costumbristas y cuya escenificación va acompañada de una alta carga dramática y teatral.

La copla, etimológicamente, proviene del latín copula que significa enlace, unión. En un origen la copla es un tipo de estrofa de arte menor compuesta por cuatro versos que, generalmente, riman los pares quedando libres los impares. Tradicionalmente este tipo de composición ha sido utilizado para las letras de canciones populares. Tanto por su estructura como por su métrica y sus características, la copla está muy cercana al romance, que es el género poético popular de la literatura española. Autores consagrados de las letras hispanas han cultivdo este género literario, desde el Marqués de Santillana, en el s. XIV, pasando por Luís de Góngora, en el Siglo de Oro, hasta otros más contemporáneos como Antonio Machado o Federico García Lorca.

 

Debate terminológico

El género musical de la copla ha recibido diversos nombres a lo largo de su historia. Estos cambios terminológicos han tenido lugar, unas veces, por desconocimiento, otras tantas, por visiones reduccionistas y, algunas otras, por objetivos tendenciosos o ideológicos.

Demasiado a menudo leemos y escuchamos como se referieren a una cantante de copla como tonadillera, cuando la tonadilla es un género anterior a la copla del que ésta evolucionó hasta tener entidad propia. También se utiliza el concepto canción española como sinónimo de copla, herencia de la propaganda franquista que se apoderó de un elemento común de las dos españas enfrentadas y que utilizó como versión ibérica del pan y circo romano para tener "entretenida" a la población. La expresión canción andaluza también se ha empleado para designar equivocadamente a la copla. Esta confusión proviene de una etapa muy concreta, de la llamada "España de pandereta" donde se quería exaltar lo español y se utilizó Andalucía como estereotipo de España. Esta visión tópica y simplificada hizo un flaco favor a lo andaluz, a lo español y a la copla. Con este concepto se niega de forma implícita la variedad creativa y artística andaluza porque en Andalucía no sólo se hacen coplas y no todas las coplas son andaluzas. Por otro lado esta imagen vendida de España obvia la pluralidad de sus pueblos y reduce a la anécdota la riqueza artística y folclórica de todo un país. Por lo tanto, y hablando con propiedad, llamemos a las cosas por su nombre: COPLA.

 

En Proclamación de la copla Antonio Burgos aborda este debate terminológico y define el concepto de la copla, precisamente, en una copla cantada por Carlos Cano. / YouTube

 

 

Creado por Óscar García Becerra el 09/02/2012. Actualizado el 26/04/2012